Estilo Pedagógico

Definimos nuestro estilo propio de educar como “Pedagogía del corazón”. Queremos llegar al corazón de nuestros alumnos, a lo más profundo de sus deseos y sentimientos porque sólo desde ellos se realiza la transformación de la persona. Esta preocupación ha sido la que ha iluminado nuestro estilo y ha creado una pedagogía que, aunque no esté recogida en ningún tratado de educación, ha estado inscrita, desde el principio, en los corazones de las Esclavas y se ha ido transmitiendo de generación en generación. Nuestra pedagogía es esencialmente del afecto, se desprende del amor que crea vida.

Este estilo pedagógico posee las siguientes características:

Tiene por centro el alumno

La razón de ser de nuestros centros son los alumnos y las alumnas. Cuanto se realiza en ellos tiene un objetivo claro y preciso: ofrecerles posibilidades de crecer y madurar en todos los aspectos de su personalidad y desarrollar todas sus capacidades.

Educación personalizada

Toda educación es un proceso de estímulo y de ayuda en el crecimiento del alumno, que ha de descubrir sus aptitudes y limitaciones, y ha de aprender gradualmente a autogobernarse y a desarrollar todas sus capacidades. Este estímulo y esta ayuda han de ser personalizadas, es decir, acomodadas a las necesidades de cada uno teniendo en cuenta el entorno en que vive.

Inserta en el entorno sociocultural.

Queremos que nuestra acción educativa se inserte en el marco definido por el entorno geográfico, social, cultural, político y eclesial. Con esta finalidad deseamos que tanto la acción docente como las actividades educativas extraescolares favorezcan el conocimiento, respeto, aprecio de la cultura, la lengua, las costumbres y los valores religiosos y que los alumnos se sientan responsables de construir y dar vida a la comunidad local.

Aplicación de los recursos tecnológicos

Preparamos al alumnado para la vida enseñándole a leer y comprender las nuevas formas de comunicación y expresión que van siendo habituales en nuestra sociedad, y a hacer uso de la tecnología  como un recurso más al servicio de la enseñanza individualizada y como ayuda a la creatividad y a la investigación.

Ayudamos al alumnado a tener criterios de selección y juicio crítico ante la gran cantidad de información a la que pueden acceder y fomentamos el uso de estos medios como canales de expresión, de relación e intercambio de experiencias.

Educación más allá del aula

Nuestra opción por la formación integral implica una opción de centro educativo que va más allá de los límites del horario escolar.

Con una metodología propia

La acción formativa de nuestros centros debe acomodarse constantemente a las necesidades y a la diversidad de cada alumno.

La metodología empleada en la acción educativa tiene una incidencia muy grande en el desarrollo de la personalidad, en la autorrealización y en la autonomía del ser y del aprender, así como en el sentido de cooperación y de solidaridad.

Las inteligencias son múltiples: Verbal-Lingüística,  Lógica-Matemática, Espacial, Musical, Corporal, Intrapersonal, Interpersonal, Naturalista, Espiritual… y esto nos debe llevar a favorecer el desarrollo de cada una de ellas en nuestros alumnos ofreciendo distintos caminos de llegar al conocimiento de las cosas y facilitando la pluralidad de formas de aprendizaje.