Método Constructivista

Entendemos el aprendizaje de la lectoescritura como un proceso interactivo en el cual se tiene presente el papel activo del niño con capacidad de reflexión y búsqueda de significación de las ideas y del pensamiento. Este modelo de aprendizaje resalta la necesidad y la capacidad de que el alumnado piense sobre lo que lee y escribe. Y es tarea del docente facilitarles la comprensión de la realidad a través  de la educación del pensamiento.

El proceso de  aprendizaje parte de los conocimientos previos del niño. Los niños llegan a la escuela con un amplio bagaje de conocimientos sobre la lengua y sobre los hechos lingüísticos. Antes de ir a la escuela  ya se encuentran  inmersos en un contexto donde la lectura y la escritura está presente continuamente en el mundo donde se desenvuelven, no sólo en el contacto que pueden tener en el marco familiar con libros, cuentos diarios…sino también y sobre todo en los rótulos de la calle, en los medios audiovisuales y en la mayoría de objetos cotidianos.