Rasgos de Identidad

Servicio de interés público

Nuestros centros educativos quieren ser considerados como un servicio de interés público, puesto que dan respuesta a una opción que nuestra realidad social reclama, de acuerdo con las libertades fundamentales de los ciudadanos reconocidas en la Constitución, y buscan la financiación pública que garantice la gratuidad de la educación y evite toda discriminación por motivos económicos.

Educación cristiana

La educación que deseamos ofrecer a nuestros alumnos se inspira en el Evangelio y sigue las orientaciones de la Iglesia Católica. La propuesta religiosa de nuestros colegios tiene siempre el carácter de una oferta que respeta la libertad. Deseamos que todos los miembros de la Comunidad Educativa estén abiertos a un auténtico diálogo, convencidos de que la estima afectuosa, sincera y respetuosa es el testimonio más acertado de la propia fe.

Educación en valores

Procuramos que los alumnos aprendan no sólo a pensar y a hacer, sino también a ser, a convivir  y a compartir. La educación en valores debe ser fundamentalmente un “contagio” de actitudes vividas. Toda la tarea docente y educativa del colegio, la programación, la metodología, las relaciones interpersonales y la organización del centro se deben inspirar en esta propuesta de valores. Entre todos procuramos crear un clima que en sí mismo se a educativo porque expresa convicciones y motiva el compromiso.

Consideramos el AMOR como la actitud fundamental que da sentido a los valores que queremos promover. Nuestra propuesta educativa pone el acento en algunos valores evangélicos que dan a la educación cristiana características propias.

Cultiva la educación ética y trascendente

Nuestros centros educativos asumen la dimensión ética y trascendente de la persona y de la humanidad como una dimensión eminentemente humana porque ésta necesita un horizonte de valores que oriente su comportamiento personal y social.

Educación comprometida en la transformación del mundo

La educación que impartimos, enraizada en la cultura de nuestro tiempo y de nuestro pueblo, es también una educación comprometida en la promoción de esta dimensión social de la persona, y en la continua transformación de la sociedad para que consiga cada día un nivel más alto de igualdad, de justicia, de libertad y de paz.

Acompaña al alumnado en el descubrimiento de su proyecto de vida personal

A lo largo del proceso educativo, y teniendo en cuenta la edad y maduración de los alumnos, nos proponemos orientar y acompañar a los jóvenes en el descubrimiento y realización de un proyecto de vida realista y orientado hacia los demás. Las características de esta acción exigen que sea realizada de común acuerdo por cuantos compartimos la responsabilidad educativa, en relación con los padres de nuestros alumnos y en contacto con la Iglesia local.